Articulos Recientes

No thumbnail available

¿Quieres que tu pareja regrese a ti en menos de 21 días?

      ¿Quieres que tu pareja regrese a ti en menos de 21 días? Ahora tienes la oportuni[...]
La Estafa de las "LOTERIAS EXTRANJERAS"

La Estafa de las "LOTERIAS EXTRANJERAS"

La carnada: Mensajes electrónicos que ostentan tentadoras chances de ganar en loterí­as extranje[...]
La Leyenda de la tortuga gigante (El Bagua)

La Leyenda de la tortuga gigante (El Bagua)

  Una antigua leyenda china cuenta que allá por el año 2200 a. de C., el emperador Yu, d[...]
Propiedades Naturales de "EL JENJIBRE"

Propiedades Naturales de "EL JENJIBRE"

  El jengibre o kión es una de las medicinas naturales y alimentos que más tiempo han pe[...]
El Arbol Genealogico y los patrones mas repetidos

El Arbol Genealogico y los patrones mas repetidos

  Según Alejandro Jodorowsky esos patrones se llaman “núcleos”, cuando se prohíben y no [...]

Decálogo de la serenidad de Juan XXIII

Caracterizado por un notable sentido del humor, en Italia se recuerda a Juan XXIII con el cariñoso apelativo de Il Papa Buono («el papa bueno»). Fue beatificado por el papa Juan Pablo II durante el «Gran Jubileo» del año 2000.

 

El 5 de julio de 2013 el papa Francisco firmó el decreto que autorizó la canonización de Juan XXIII, que se efectuó conjuntamente con la de Juan Pablo II el día 27 de abril de 2014, según lo anunciado en el consistorio realizado el 30 de septiembre de 2013.

Decálogo de la serenidad de Juan XXIII

 

Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.

Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mí mismo.

Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en éste también.

Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias sin pretender que las circunstancias se adapten todas a mis deseos.

Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura; recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

Sólo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer; y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

Sólo por hoy creeré firmemente –aunque las circunstancias demuestren lo contrario- que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie existiera en el mundo.

Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y creer en la bondad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *