Articulos Recientes

Meditación para ACTIVAR la BAJA ENERGIA

Meditación para ACTIVAR la BAJA ENERGIA

  Cada noche antes de acostarte haz treinta minutos de giberish.   Primero si[...]
Renacer en Primavera

Renacer en Primavera

  La primavera es la estación del renacimiento... así­ lo entendieron la gran mayoría de[...]
La Alquimia del Amor

La Alquimia del Amor

  Pocas palabras son tan usadas como amor, algo tan fundamental que me atrevería a afirm[...]
¿Que es el YOGA-FLOW?

¿Que es el YOGA-FLOW?

  Es una práctica mucho más segura y muy energética, antes de empezar nos sintonizaremos[...]
Los Remedios de la ABUELA para cuando sufres de IMSOMNIO

Los Remedios de la ABUELA para cuando sufres de IMSOMNIO

¿Sufres de insomnio y te gustaría dormir mejor? Con estos 10 remedios caseros de la abuela, sin du[...]

Escuchar es una forma de Amar

Es importante descubrir al otro en todo lo que comunica, no solamente lo que dice en palabras. Muchas veces experimentamos dificultades a la hora de relacionarnos con los demás, no solo por no saber comunicarnos o expresarnos abiertamente, sino por no comprender a los demás, por no captar realmente lo que nos están diciendo.

¿Cómo escuchar y comprender mejor a los demás?

 

Un fragmento del filósofo Heráclito dice: “Incapaces de escuchar y de hablar, así son los hombres”.

 

Cuando escuchamos a los demás, siempre estamos pensando en algo y vamos al encuentro del otro con preguntas previas (Heidegger), porque cuando escuchamos a otro nos preguntamos qué tiene que ver eso con nosotros, con nuestros intereses. Y sin quererlo, ya no estamos escuchando realmente al otro, sino que seguimos centrados en nosotros mismos, buscando lo que nos interesa.

Centrados en nosotros

 

Hay veces que estamos tan centrados en nosotros, que cuando el otro quiere abrirse para contarnos algo, en pocos instantes ya estamos pensando en alguna situación nuestra similar y hasta le interrumpimos contándole lo que nos sucede a nosotros.

 

La autorreferencialidad es algo muy extendido y es difícil encontrar a alguien que escuche despojado de todo interés o ansiedad por contar lo propio.

 

La costumbre de estar atento al otro solamente en la medida en que lo que tenga para decir tenga que ver conmigo, es el gran obstáculo para la comprensión de los demás.

 

Solo si amamos realmente al otro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *