Articulos Recientes

Meditación para ACTIVAR la BAJA ENERGIA

Meditación para ACTIVAR la BAJA ENERGIA

  Cada noche antes de acostarte haz treinta minutos de giberish.   Primero si[...]
Renacer en Primavera

Renacer en Primavera

  La primavera es la estación del renacimiento... así­ lo entendieron la gran mayoría de[...]
La Alquimia del Amor

La Alquimia del Amor

  Pocas palabras son tan usadas como amor, algo tan fundamental que me atrevería a afirm[...]
¿Que es el YOGA-FLOW?

¿Que es el YOGA-FLOW?

  Es una práctica mucho más segura y muy energética, antes de empezar nos sintonizaremos[...]
Los Remedios de la ABUELA para cuando sufres de IMSOMNIO

Los Remedios de la ABUELA para cuando sufres de IMSOMNIO

¿Sufres de insomnio y te gustaría dormir mejor? Con estos 10 remedios caseros de la abuela, sin du[...]

Luna Llena en Aries y ERIS y Urano en Conjunción

Hoy 5 de Octubre estamos en medio de una Luna Llena en Aries que de alguna forma se une al simbolismo de la oposición Júpiter en Libra con Urano y Eris en Aries que fué exacta por última vez el día 28 de Septiembre y que venimos viviendo desde Diciembre del 2016.

Conjunción Urano-Eri

 

Sin embargo, la conjunción Urano-Eris que ya ha comenzado a deformarse pero que lleva con nosotros desde hace un par de años en este encuentro en particular, pero que realmente comenzó en 1927, cuando ambos planetas entraron en Aries, algo que no ocurría desde hace unos 500 años.

 

La diferencia que desde 1927, Eris ha continuado en Aries y Urano ha dado la vuelta al zodíaco completamente, retornando a Aries en el 2011, y desde hace un par de años “ha alcanzado” a Eris ya en los últimos grados de Aries que seguirá en este signo hasta 2044. Eris fue descubierta en 2005, sin embargo.

 

Debido a su órbita tan elíptica, el paso de Eris por Aries lleva unos 120 años, pero mirar el cuadro debajo de este párrafo para ver la diferencia de años en cada signo. Veréis que en Leo se tira menos de 20 años.

 

Eris nos confronta con temas importantísimos de nuestra psique que ya no podemos negar. Me gustaría decir que es un aspecto pasajero pero no lo es. Este es unos de esos aspectos que no se repiten en nuestras vidas aunque evoca sentimientos eternos.

El gran revolucionario (Urano)

 

Junto con la gran revolucionaria (Eris), la Malíficent, el hada mala de la Bella Durmiente. Juntos nos hablan de aquello que ha estado durmiente en nuestra psique y que pide a gritos expresarse. Este es un grito ancestral desde lo más profundo de nuestra psiquis que nos dice que algo debe cambiar en nuestras vidas.

 

ISIS y su ataque ante todo lo OCCIDENTAL es una de las expresiones de ello.

La situación en Catalunya, el Brexit, Trump, Argentina, Venezuela, Birmania, las dos Koreas, también lo son.

También lo son Uber, Airbnb, y todas estas empresas fuera del sistema.

 

Esta conjunción ha estado activa desde hace un par de años y seguirá activa por unos meses más, excepto que Urano entra en Tauro el 15 de Mayo del 2018, lo que llevará el foco de nuestra rebelión a donde realmente radica, que son las finanzas en el mundo.

 

Nos habla de los rencores ancestrales y la necesidad de dejar ir de ellos, ya que limitan nuestra evolución, ya que no nos permiten cerrar página y abrir una nueva. Pero nos traen a la consciencia lo que significan las oposiciones en el mundo y en nuestra psique.

Eris era la Diosa de la Discordia

 

El demonio femenino, es el símbolo de la “No invitada”. En la Mitología Griega, ella fue la única Diosa no invitada a la boda de Thetis y Peleo, en las fábulas fue el hada no invitada al bautismo de “Aurora”, la Bella Durmiente.

 

Representa la ira que emana de esa parte de nuestra psiquis, cuando nos sentimos que nos quedamos “afuera”, sin ser incluidos, sin ser reconocidos por el “establecimiento”, sin que se reconozcan nuestros talentos y nuestra relevancia, cuando no nos sentimos valorados.

Lleva en el signo de Aries desde 1925

 

Es la hija de Hera y Zeus en algunas historias, hermana de Ares o Marte, Dios de la Guerra, pero la más elocuente es que es la hija de Nyx, la Noche.

 

Los eventos políticos de los últimos meses, con el Brexit, los seguidores de Donald Trump, los Húngaros que miran con horror, la posibilidad de que los musulmanes entren en su país, la situación en Catalunya, en Birmania, etc, son expresiones de esta conjunción, y nos conectan con que siempre dejamos o queremos dejar algo “afuera”.

 

La lucha por formar parte de algo más grande que nosotros o salirnos de lo que nos hace sentir oprimidos.

 

Eris vive en el Kuiper Belt, ese anillo lleno de cuerpos (asteroides) que no conocemos, que han estado en la oscuridad hasta hace poco, que está muy concurrido y que parece amenazarnos. Sin embargo, lo que emerge de allí, como los centauros que conocemos: Quirón, Folo y Nessus, no son cosas que de las cual debamos guardarnos, sino abrirnos a ello.

 

Es curioso que los astrónomos hayan llamado “centauros” a esos asteroides, ya que en la Mitología Griega, excepto por los ya mencionados, estas criaturas eran consideradas bestias salvajes, de quien había que protegerse, que se paseaban en la oscuridad, fuera del sistema y obedecían a nada ni a nadie.

Los signos cardinales han sido y están siendo los más afectados por esta conjunción

 

Aunque esto es un tema que vivimos todos a nivel mundial, porque de alguna manera marcan el “signo del tiempo”. Eris, indirectamente es la causante de la Guerra de Troya. Pues al no ser invitada a la boda de Peleus, donde se encontraban las otras diosas, en su ira, tiró una manzana de oro gritando: “Para la más hermosa de todas”, creando así una discordia.

 

Fué allí que Zeus le pidió a Paris, el hijo del rey Priam y la reina Hecuba de Troya, que elija una Diosa, entre Atenas, Afrodita y Hera, para dársela (algo que le divertía personalmente). Paris eligió a Afrodita, después que ella le haya prometido la mujer más bella del mundo, como esposa, si era elegida, y la mujer más bella del mundo era Helena de Troya, casada con Menelaus.

 

Fué así que Paris y Helena se enamoraron y escaparon juntos, detonando así la guerra que duró 10 años entre Grecia y Troya, donde Aquiles murió.

 

Eris tuvo así su venganza en todos ellos

 

Estos son momentos para que nos preguntemos en qué aspecto de nuestras vidas nos sentimos “no conectados” al resto. Dónde nos sentimos “fuera”, sin ser incluidos, sin poder conectar con los demás. Y si queremos ir un poco más allá, entonces podríamos investigar qué voz femenina o masculina, en nuestra psique, en nuestra familia, se sentía “fuera”, coloreando así nuestros sentimientos ante los hechos de la actualidad.

 

Podemos sentirnos fuera de un grupo social, de la intelectualidad, de la creatividad, de la efectividad, del éxito, etc. Sentirse “fuera”, normalmente va asociado a sentimientos de soledad, de vulnerabilidad, de no sentirse incluido y sobre todo, apreciado y también de odio. Nada de lo que hacemos parece suficiente.

 

Todos ellos sentimientos muy humanos, pero que de alguna manera, los que escribieron las historias de la Mitología, como Homero, les convirtieron en historias divinas, ya que Todos los humanos a través de los tiempos nos sentimos de esa manera en algún aspecto de nuestra vida.

 

Este es uno de los motivos por el cual es tan fácil para los políticos y las personas en el poder, detonar esos sentimientos en el pueblo. De esa manera ellos consiguen lo que quieren y el pueblo reacciona a estos sentimientos eternos, sin tiempo, donde todos son sentimos oprimidos, no comprendidos, no escuchados, abusados, etc.

 

Si hay algo externo que pueda detonar estos sentimientos a nivel mundial, son las grandes empresas, los bancos, Google, Facebook, la Telefónica, Endesa, Gas Natural, etc.

 

Ellos sí que son todo poderoso y nosotros en vez de dirigir esta ira hacia ellos, y empujar a nuestros políticos que regulen y pongan límites a esas empresas, nos enfadamos entre nosotros mismos. Hurgamos en nuestras diferencias, como ocurre en España, en Korea, en Venezuela, en Argentina, en Estados Unidos, en Inglaterra, en Birmania, en vez de darnos cuenta que estamos todos en el mismo barco.

 

Qué fácil es culpar a otro de sentirnos así. Eso evita que yo investigue el porqué, el para qué, desde donde emanan estos sentimientos. Cuanto menos lo sepas más fácil le resulta a los políticos llevarte a conectar con ello, pues estos sentimientos emanan desde el inconsciente y por lo tanto, todopoderosos.

 

Entonces, reflexiona estos días, en qué parte de tu vida, existe ese vacío que hace que te sientas “fuera” de tu propia historia, y sobre todo, piensa qué es lo que necesitarías para poder dejar de sentirte así.

 

Curiosamente, quizás podría ayudar, el reconocimiento que no estamos solos en este sentimiento, ya que la gran mayoría de los humanos nos sentimos así en algún recóndito lugar de nuestra psique. Este no es un tema “local” es un tema Universal.

 

Somos una compañía de lobos que vagamos por los bosques observando desde la periferia, a los que parecen “pertenecer”, creyendo que somos los únicos que observan desde “fuera”, cuando en realidad, los de adentro también nos ven de la misma manera.

La conjunción Urano-Eris opone y ha estado oponiendo a Júpiter en Libra

 

Lo que nos recuerda que aquello que nos toca nuestros peores botones, los que nos llevan a la ira, a la rebelión, a la parte más oscura de nuestra naturaleza, son los verdaderos tesoros en nuestra vida, ya que nos ponen en contacto con lo complejo de nuestra psique y las inmensas posibilidades con que contamos si no nos ponemos en la posición de la víctima.

 

Eris (la discordia, el descontento, la fragmentación, la angustia de sentirse no invitado, el odio) y Urano, los grandes revolucionarios y antisistema unidos en Aries, el impulso a ser uno mismo, a la lucha, a la auto-definición.

 

Esto está ocurriendo por última vez hasta dentro de 500 años en todo el mundo, no sólo en un país. Somos parte de un TODO que está viviendo este cuestionamiento vital, que nos llevará a evolucionar y comprender que somos parte de un TODO humano, aunque estemos divididos por fronteras y lenguajes.

 

De alguna forma lo que ocurre en este momento nos recuerda de este mito de Eris, siendo los políticos los que han tirado la manzana de oro a las calles. Hay tanto en este mito para contemplar. Una mujer enojada, no invitada a la “fiesta” (los que viven mejor que nosotros), que se siente tratada injustamente, decide tirar la manzana y causar caos, sabiendo que pondrá el dedo en la llaga de muchos y causará ira y guerra, les hará pelear, luchar por algo, competir.

 

¿Pero las 3 diosas que se pelean por la manzana, se pelean por la manzana? Noo, ellas quieren ser declaradas la más bonita, la más bella. En este conflicto mundial, mucho tiene que ver con “quien es el más inteligente, el más poderoso, el más sofisticado, el que la tiene más grande” Solo tenemos que pensar en Kim Jong Un, Trump, Putin, etc. por nombrar algunos…

 

Sería bueno mencionar en este punto que Carles Puigdemont, el presidente de la Generalitat Catalana ha nacido con Eris en cuadratura a su a su Sol en Capricornio y Rajoy, el presidente del gobierno con Eris en conjunción a su Sol en Aries.

 

Esto también nos confronta con el hecho, que conectar con nosotros mismos a menudo significa ser desleal a nuestra historia familiar y esto sí que es un verdadero drama humano. Cómo ser YO, sin continuar con la culpa y el dolor familiar. Tenemos derecho a ser feliz si mis padres y abuelos sufrieron?

El reconocimiento de nuestros miedos es una parte vital en nuestro desarrollo

Alguien dijo: “el miedo llega cuando nos acercamos a la verdad”, la toma de consciencia genera nuevos miedos, inevitablemente, pero la Fé, es lo que debemos cultivar, si queremos seguir adelante con firmeza.

 

La Fé, nos hace confiar, en el Universo, en nosotros mismos, en nuestro destino, en los demás, en Dios, nos releva de la idea que debemos controlarlo todo, y una de las más importantes lecciones es que a veces lo que ES, tiene para nosotros un plan mucho mejor que el nuestro propio.

Urano también nos libera de cadenas auto impuestas, como dijo Bob Marley: ” emancipe yourself from mental slavery”

 

Astrología Arquetípica – Cristina Laird

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *