Suscríbete a grahasta
 

Mitologia Persa

La religión persa se llama también Zenda o Mazdeí­smo (Mazda, igual a ciencia o ley suprema), de donde proviene su mitologí­a.
La practicaron los antiguos persas y aún la practican los parsis o gí¼elvos, y fue su fundador Zoroastro, quien la consignó en el Zend-Avesta.
La base de la doctrina zoroástrica es el dualismo de dos principios opuestos: Ormuz (el Ahramazda) o el Bien, y Ahrimán (el Agra magnius) o el Mal, principios que salieron del infinito en el tiempo y en el espacio (Zervana Akerena).
A Ormuz, en su tarea de implantar el bien en beneficio de sus criaturas, le ayudan unos genios benéficos llamados amshapands, yaratas y fervers. Y Ahrimán, a su vez, se vale, para pervertir y contristar al mundo, de otros genios maléficos, nombrados darvands y devas o demonios.
Mithra, hijo de Ormuz, sirve de mediador, porque, realmente, toda la mitologí­a persa se basa en esta lucha imponente entre el Bien y el Mal

SACERDOTES Y MAGOS PERSAS

Los sacerdotes del mazdeí­smo tomaron el nombre de magos. Y se dividí­an en: heberds (discí­pulos), mobeds (maestros) y desturs-mobeds (perfectos maestros).
Todos estaban sometidos a la dirección del archimago o gran sacerdote, único que podí­a comentar y escoliar la doctrina de Zoroastro.

ZOROASTRISMO

Según Zoroastro, el Eterno, el dios supremo, invisible, incomprensible, sin comienzo ni fin, el señor del tiempo sin lí­mites (Zervan Akarena), que se engendró a sí­ propio, creó dos principios, dos seres: Ormuz (Ahura Mazda), el boní­simo, el sapientí­simo, y Ahrimán (Ayra Manya), el malvadí­simo, el inteligentí­simo. Aquél, la luz, la verdad, la felicidad. Este, las sombras, la mentira, el dolor. Aquél, la fecundidad de la Naturaleza y su conservación. Este, la destrucción de todo.
Hijos de Ormuz son los siete Amshapands; esto es: hombres, animales, fuego, metales, árboles, agua y tierra; reyes de la luz, Manantiales inagotables de la verdad y la belleza, modelos y dechados de las criaturas, llamados Rahman (rey y regulador del firmamento), Abutad (que lleva las almas a la morada eterna), Ardí­behechet (que preside el fuego), Shariver (que preside los metales, Sapadoinad (que preside la vida campestre), Khordad (que reina sobre las aguas) y Armaiti (que preside la vegetación).
Bajo la autoridad de los Amshapands puso Ormuz a los Izeds, prí­ncipes y capitanes, que ayudan a los hombres a triunfar y a bien morir.
El más poderoso de los Izeds es Mitra, ministro predilecto de Ormuz, su gran guerrero leal. Mitra dirige a los Ferwers, arquetipo, de los hombres. Mitra, con Zervan y Ormuz, forma como una triada divina, representación del pensamiento, de la palabra y de la acción.
Pero estas tres personas no se confunden en una, ya que de ellas la única eterna es Zervan.
Según Zoroastro, Ormuz creó el mundo con su palabra, y Mitra es el encargado de conservarlo, repitiendo sin cesar dicha palabra. Y el hombre fue creado. Puro y nació de Abudad, el toro primitivo, en quien Ormuz habí­a depositado los gérmenes de todas las existencias fí­sicas. El primer hombre se llamó Kaimorts, y fue unido a su ferwer, a su representación inmaterial, a su alma. Inmediatamente se inicia la lucha entre Ormuz y Ahrimán por la) salvación o la perdición del hombre. Y así­ como del primero nació Mitra de Ahrimán nace Mitra-Darnoj, enemigo encarnizado de Mitra. Para esta lucha, para este dualismo, de los que emanan todos los dogmas y los ritos de la mitologí­a persa, el eterno Zervan tiene fijado un lí­mite: lo forman cuatro milenarios divididas en cuatro edades de duración igual.
En la primera época, gobierna pací­ficamente Ormuz.
En la segunda se inicia la lucha entre Ormuz y Ahrimán.
En la tercera, creado ya el hombre, Ahrimán se pone a la cabeza de los Devas para, invadir el imperio de Ormuz.
En la cuarta, arrojado Ahrimán a los sombrí­os abismos por la espada victoriosa de Mitra, el dios del mal se dedica a perturbar la vida de Kaiomorts, el primer hombre.
En el último milenario, una gran catástrofe borrará hasta las raí­ces el mal; y de la paz que suceda al cataclismo resucitarán Meskia y Meskianea, quienes repoblarán el mundo hasta el dí­a glorioso del juicio universal. En este dí­a todos los poderes se fundirán en Ormuz; el reino de Ahrimán quedará pulverizado. Y brillará la eterna dominical luz.

OTROS TEMAS SOBRE MITOLOGIA

Dragones
Celtas y Druidas
Gnomos
Enanos
Elfos
Duendes
Mitologia Egipcia
Mitologia China
Mitologia Hindu
Mitologia Fenicia
Mitologia Americana
Mitologia Japonesa
Mitologia Arabiga
Mitologia Caldea
Mitologia Asiria
Mitologia Persa

Todos los comentarios son moderados, SI EL COMENTARIO NO ES APROPIADO NO SERA PUBLICADO

3 comentarios para “Mitologia Persa”

Deja un comentario

WP-SpamFree by Pole Position Marketing

Categorías