Artículos Recientes

Eliminando y transmutando nuestros egregores Personales

Eliminando y transmutando nuestros egregores Personales

Un egregor es una acumulación de energía, una masa de vibraciones que se concentra en planos no [Leer mas]
¿Tienes inteligencia Emocional?

¿Tienes inteligencia Emocional?

test inteligencia emocional Las personas que tienen inteligencia emocional no se rigen por su[Leer mas]
Escuchar demasiadas quejas es malo para tu Cerebro

Escuchar demasiadas quejas es malo para tu Cerebro

El estar expuesto a una negatividad constante perjudica el funcionamiento del cerebro. Aquí te m[Leer mas]
La paciencia es clave para ver los frutos de lo que has Sembrado

La paciencia es clave para ver los frutos de lo que has Sembrado

“Esta niña no me hace caso. Mira como se viste, las amistades que busca. Solo le interesan los n[Leer mas]
Biografía e Historia de San Juan Bautista

Biografía e Historia de San Juan Bautista

Juan EL Bautista fue un predicador judío, considerado como profetas por las tres religiones prin[Leer mas]

¿Por qué se celebra el Día de las Madres?

Según los historiadores el antecedente remoto a esta celebración se dio en la antigua Grecia y Roma, hacia el 250 antes de Cristo, con festivales dedicados a las respectivas madres de los Dioses de cada mitología, Rhea en Grecia, la Madre de Dioses como Zeus, Poseidón y Hades. Igualmente los romanos llamaron a esta celebración La Hilaria cuando la adquirieron de los griegos y se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles en Roma (Diosa que personificaba a la Tierra) y durante tres días se hacían ofrecimientos.

Historia y Origen del Día de las Madres

 

Rhea, fue una diosa griega, que mató a su propio esposo que a la vez era su hermano, para defender la vida de su hijo Zeus. En efecto, el marido de Rhea era Crono, quien había derrotado y castrado a su padre, Urano, como venganza por haber encerrado en la profundidad de las tinieblas a sus hermanos menores monstruosos. La venganza de Crono fue hecha a pedido de Gea, su madre.

 

A su vez, Gea y Urano le previnieron a Crono, que uno de sus hijos ocuparía su lugar en el trono como él hizo con su padre, por lo cual, todos los hijos que fueron naciendo de su unión con Rhea, corrieron el triste destino de ser devorados por Crono. Luego de comerse a sus cinco primeros hijos, el alma maternal de Rhea ideó un plan, para salvar a su sexto hijo y recuperar a los demás, que estaban dentro de su esposo.

 

Al nacer Zeus, su hijo número seis, cubrió una piedra con pañales, y fue eso lo que consumió Crono en lugar de su hijo, quien fue haciéndose hombre en la isla de Creta, ocultado y celosamente cuidado por su madre. Con la ayuda de este hijo ya grande, logró hacer beber a Crono una pócima que lo hizo vomitar al resto de sus hijos. A esta diosa, ejemplo de amor por sus hijos, los griegos le rindieron homenaje, y más tarde lo hicieron los romanos, llamándola Magna Mater, al tomar como propios los dioses griegos.

 

Cibeles era sobre todo una diosa de la naturaleza, responsables del mantenimiento y reproducción de las cosas salvajes de la tierra. Como guardiana de las ciudades y las naciones, sin embargo, ella se ha encargado también por el bienestar general del pueblo.

 

Ella contó con la presencia y Dáctilos Coribantes, que la honró con la música y el baile salvaje. En su festival anual de primavera, la muerte y resurrección de su amado Attis se celebraban. Frecuentaba las montañas y zonas boscosas y estuvo representada por lo general ya sea montado en un carro tirado por leones o sentado en un trono flanqueado por dos leones.

 

El culto de Cibeles fue controlado por un sumo sacerdote y la sacerdotisa, junto con sacerdotes eunucos asistente, el galli. Sus ritos orgiásticos, que incluye danza extática, la flagelación y para los iniciados sacerdotes, la auto-castración, se prohibió a los ciudadanos romanos hasta la época imperial. Su festival anual fue originalmente el 4 de abril, pero desde el reinado de Claudio duró del 15 a 27 marzo.

 

Durante la época previa a la Conquista, las antiguas civilizaciones de Latinoamérica también rendían culto a la maternidad, a través de la diosa Coyolxauhqui, la madre de Huitzilopochtli, el dios guerrero de los aztecas.

 

De acuerdo a la creencia azteca, la luna era precisamente Maztli, como también se le conocía a la diosa madre. Como muestra de su gran devoción, los aztecas realizaban grandiosos ritos y ofrendas de oro y plata en su honor. Por otro lado, en la Gran Bretaña céltica, se condecoraba a la diosa Brígida, durante un día de la madre celebrado en la primavera, en agradecimiento a la primera leche ordeñada de la temporada.

 

Los primeros cristianos transformaron estas celebraciones en honor a la Virgen María, la madre de Jesús. En el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que se mantiene en la celebración del Día de la Madre en algunos países. Esta celebración fue la que reemplazó el culto a la Magna Mater romana, cuando el Imperio se cristianizó.

 

Es precisamente en Inglaterra donde, en el siglo XVII, se comenzó a celebrar un día muy similar al actual día de la madre. El “Domingo de servir a la Madre”, tenía exactamente el mismo propósito que tiene este día en el presente, pese a que originalmente, era un día destinado a las madres de los criados para que sus familias e hijos pudiesen visitarles.

 

Con el paso del tiempo, el propósito de esta particular fecha, celebrada el cuarto domingo de Cuaresma (día en el que se celebra hasta el día de hoy), se extendió a todas las madres de todas las clases sociales. Para los sirvientes de las familias adineradas, era un día especial, pues era el único día del año en el que se les consentía faltar al trabajo para poder visitar a sus madres sin riesgo de perder el salario, algo que no solía estar permitido bajo ninguna otra circunstancia.

 

También durante esta época surgió la costumbre inglesa de la “tarta de servir a la madre”, una especie de bizcocho relleno de fruta que se convirtió en el regalo de costumbre para las mamás de entonces. Era precisamente a la hora de la merienda que se servía este postre, acompañado de un plato de cereal endulzado llamado furmety que la familia entera disfrutaba con gran alegría.

Día de la Madre en Estados Unidos

 

Pero es en los Estados Unidos donde el primer día fue sugerido más o menos por los años 1872 a través de Julia Ward Howe como un día dedicado a la paz.

 

Esta heroica mujer, pacifista y abolicionista, exhortó a las madres a unirse contra las guerras, sensibilizada por los horrores de la guerra franco-prusiana, en una proclama llamada del Día de las Madres, llamando a la creación de un Congreso Internacional de Mujeres a favor la paz. Su propuesta tuvo una repercusión no demasiado favorable. Solo logró que tres años después se realizara una reunión de mujeres en 18 ciudades de Estados Unidos, por el Día de las Madres.

 

Julia Ward Howe nacida el 27 mayo 1819 y su muerte fué el 17 de octubre de 1910.

 

Sin embargo, la mayor impulsora de la institución de esta fecha fue otra estadounidense, Anna Marie Jarvis nació el 1 de mayo de 1864 en Webster, Virginia Occidental (EE.UU.). Vivió en su pueblo natal hasta que se mudó junto a su adorada madre Ana María Reeves Jarvis a la cercana Grafton, también en Virginia Occidental. Era muy apegada a su madre cuando ella murió en Grafton, West Virginia.

 

Junto con su hermana ciega, Elisinore, sintió una gran pena con su pérdida. Entonces Anna se dio cuenta de que los niños usualmente no demostraban el aprecio a sus madres mientras aún vivían y decidió hacer algo. Tenía la esperanza de que un Día de la Madre estimulara el respeto por los padres y fortaleciera los lazos familiares.

 

EL 9 de mayo de 1905 falleció su madre, y el mismo año comenzó a enviar cartas a políticos, abogados y otras personas influyentes solicitando que se consagrara el Día de la Madre el segundo domingo de mayo y para 1910 ya se celebraba en muchos estados de la Unión, así en 1912 logró que se creara la Asociación Internacional Día de la Madre con el objetivo de promover su iniciativa.

Fue ahí donde comenzó la tradición de regalar claveles rojos y blancos, costumbre que se continúa hasta hoy en muchas iglesias cristianas. Los claveles rojos se convirtieron en el símbolo de las madres con vida, y los claveles blancos en el símbolo de las madres que ya partieron.

 

Finalmente, en 1914, el Congreso de Estados Unidos aprobó la fecha como el Día de la Madre y la declaró fiesta nacional, lo cual fue apoyado por el Presidente Woodrow Wilson.

 

Más tarde otros países se adhirieron a esta iniciativa y pronto Ana pudo ver que más de 40 países del mundo celebraban el Día de la madre en fechas similares.

 

Sin embargo, la festividad impulsada por Ana Jarvis comenzó a mercantilizarse, de manera tal que se desvirtuaba el origen de la celebración. Esto motivó a que Ana presentara una demanda, en 1923, para que se eliminara la fecha del calendario de festividades oficiales.

 

Su reclamo, de gran alcance, provocó que fuera arrestada por disturbios durante una reunión de madres de soldados en lucha, que vendían claveles blancos, el símbolo que Jarvis había impulsado para identificar la fecha.

 

Ana luchó con insistencia contra la idea que ella misma había impulsado, perdiendo todo el apoyo de aquellos que la acompañaran inicialmente.

En un reportaje que le hicieron antes de su muerte Ana mencionó su arrepentimiento por haber impulsado el Día de la Madre pues ella jamás se imaginó que este día fuera utilizado más bien mercantilmente y no con el fin que ella había idealizado.

Anna Marie Jarvis falleció el 24 de noviembre de 1948 en West Chester, Pennsylvania, Estados Unidos.

 

El triunfo de Anna de conceder a su madre un tributo en honor a la paz, se transformó en un simple hecho comercial, aunque debemos reconocer que si bien todos los días debe rendirse homenaje en el sentido de respeto y amor a quien da tanto por sus hijos, imponer un día especial, exige reflexionar un poco más intensamente sobre el rol de la mujer como cimiento del hogar, y pensar en tantas madres que están solas, con sus hijos lejos, que tal vez, en ese día se hagan un ratito de tiempo para llamarlas o correr a sus brazos, buscando el cobijo que aunque adultos, todos necesitamos.

 

En casi todo el resto del continente europeo el Día de la Madre se lleva a cabo el primer domingo de mayo, aunque las causas de la elección deben hallarse en motivos religiosos e históricos (el mes de mayo está dedicado en la cristiandad a la Virgen María, el paradigma de la madre, y es también el mes de las flores, o sea, el mes de la primavera).

 

Pero no en todos los países lo celebran el mismo día, aunque en la mayoría de países de Europa es el primer domingo de Mayo, en Estados Unidos y en Alemania, es el segundo, y en países de Latinoamérica, la fecha también varía. En México por ejemplo, es el 10 de mayo

 

 

Día de la Madre en Bolivia

 

En Bolivia se celebra el Día de la Madre el 27 de Mayo. Esa fecha fue elegida para recordar a un grupo de valerosas mujeres que, precisamente el 27 de mayo, allá por 1812, cuando en América se libraba la Guerra de la Independencia, decidió escribir en La Coronilla de Cochabamba, una página importante de la batalla contra España.

 

En la colina conocida como de la Coronilla, cientos de mujeres murieron a manos de las fuerzas realistas. En homenaje a ese valor demostrado aquel 27 de mayo de 1812 es que se recuerda esta fecha como el día de la madre boliviana, conmemoración que fue confirmada a través de la ley del Día de la Madre, el 8 de Mayo de 1927, durante el gobierno de Hernando Siles.

 

Desde aquel entonces, cada 27 de mayo, todos los hijos bolivianos, despiertan con la idea de homenajear a cada una de sus madres.

Día de la Madre en España

 

El primer domingo de Mayo se celebra en España el Día de la Madre. Durante las semanas previas a este día los niños, en la escuela, dedican unas horas al día a preparar un regalo para sus madres ayudadas de un profesor o profesora del centro de estudios.

 

Este domingo, la madre es la reina de los hogares españoles y también está instaurada la costumbre de que las mamás no realicen tareas domésticas, asumiendo la responsabilidad de las mismas, los padres y los hijos.

 

Se trata de pasar un día en familia, realizando cualquier actividad lúdica y prestando especial atención a las madres y abuelas.

Día de la Madre en México

 

La idea de festejar en México, este ser tan querido, fue de un humilde obrero que trabajaba en el periódico Excelsior y cuya idea entusiasmó mucho al periodista Rafael Alducin, quién el 13 de abril de 1922, lanzó una convocatoria para que el Día de la Madre se institucionalizara.

 

Como resultado, el 10 de mayo de 1922, se festejó en México por primera vez, el Día de la Madre y desde entonces esta fiesta se conmemora en todo el país y es tan importante que las ciudades se movilizan de forma muy especial.

 

Durante la madrugada de día 10 de Mayo es tradición que mucha gente vaya a darles serenata a sus mamás; ya sea que hayan contratado algún trío, banda e inclusive mariachi, o que se reúnan varias personas para ir a cantarles a las mamás; otros aprovechan ese momento para darle algún obsequio.

 

También se acostumbra hacer festivales para las madres en las escuelas, donde los estudiantes realizan bailables, interpretan algunos cantos, realizan alguna representación, otros cuentan algunos chistes; todo con el fin que las mamás pasen un rato agradable viendo a sus hijos haciendo algo para ellas. En muchas escuelas los estudiantes hacen algunas manualidades antes de llegar el día de las madres ya sea algún adorno para la casa, algún detalle bordado para dárselos a sus mamás el 10 de mayo.

Día de la Madre en Perú

 

El 12 de abril de 1924 se promulgó una resolución suprema en Perú por la cual se declara el segundo domingo del mes de mayo como Día de la Madre. El grupo cultural universitario “Ariel” organizó una serie de actividades centrales para conmemorar esta celebración, entre las que destacamos:

 

La romería ante el busto de la protectora de los niños Juana Alarco de Dammert.

Ceremonia cultural en la Casona de San Marcos, en el parque universitario.

Fiestas y actuaciones en los colegios en honor a las mamás y donde los estudiantes llevan en sus ojales una flor roja los que tienen viva a su madre y una flor blanca los que la tienen muerta.

En los hogares, en la Semana de la Madre, los niños tienen diferentes detalles con sus madres o realizan distintas actividades como dedicarle una narración, hacerle una comida, o entregarle un regalo.

La liberación del hombre, su redención, sólo pueden venir de un esfuerzo del corazón, de las fuentes puras del silencio, del heroísmo cotidiano, pero sobre todo de una gran ternura: la madre Frase de Carlos Alberto Izaguirre, organizador del primer homenaje a las madres en Perú.

 

Día de la Madre en Venezuela

 

Venezuela, se organizó el primer “día de las tres madres” el 24 de mayo de 1921 en Valencia (Edo. Carabobo) por el Dr. Jesús María Arcay Smith, presidente de una asociación llamada “Caridad y Concordia”, quien logró que fuera oficializado por el Concejo Legislativo.

 

Posteriormente, 82 Concejos Municipales de Venezuela decretaron por igual esta celebración, hasta que en el año 1924 una ley del Congreso Nacional decretaba la celebración anual, en todo el territorio Nacional de “El Día de las Tres Madres”.

 

Esta celebración, poco a poco fue adaptándose a las festividades internacionales y perdió su nombre original. Hoy la conocemos simplemente como el “Día de las Madres”.

 

Otros países han adoptado fechas distintas de acuerdo a acontecimientos propios nacionales, como Nicaragua que eligió como fecha el 30 de mayo, día del cumpleaños de la suegra del presidente Anastacio Somoza.

 

En Panamá se eligió el Día de la Inmaculada Concepción, 8 de diciembre para Día de todas las Madres.

 

En Argentina, es el tercer domingo de octubre, aparentemente por hallarse en el hemisferio sur y estar su primavera entre los meses de septiembre y diciembre. Justamente el día de la primavera fue el elegido por el Líbano como día de la Madre.

 

Cualquiera sea la fecha elegida, celebremos con ella ya que Mamá es una palabra, la primera, la que más significado tiene en nuestras vidas y es que mamá, es el nombre cariñoso que le damos a quién nos conoce primero, nos siente antes que nadie, nos ama desde antes de ser y de nacer.

 

Las mamás han demostrado a través de la historia, que su amor por sus hijos no tiene límites, que no escatima ni condiciona sus sacrificios y no limita sus cuidados.

 

Una madre tiene caricias y palabras tiernas, dulces y a veces duras que nos ayudan a aprender a vivir, a desarrollar valores y a enfrentarnos con la vida. Ese ser al que la naturaleza dotó de cualidades especiales de maestra, amiga, consejera, y un poco hada, para convertir sueños en realidades, es quien merece llamarse madre, y ya desde la antigüedad fue distinguida como tal.

 

Si nos enfermamos o tenemos algún problema, se desvela y se preocupa. Es capaz de sacrificarlo todo con tal de que no nos falte nada. Cuándo hacemos algo malo, nos regaña, nos aconseja y a veces nos castiga aunque le duela, porque ella sabe que nos está preparando para la vida y que la vida no es fácil.

 

La labor de una madre no es sencilla, porque cada uno de sus hijos es un ser diferente, único e irrepetible y ella siempre trata de dar a cada uno lo que necesita y por si fuera poco, mamá es cocinera, lavandera, maestra, doctora, maga, inventora, cómica, artista y muchas de las veces profesional o trabajadora, que ayuda en la manutención de la casa.

 

Por todo lo que es y lo que representa, mamá merece todos los días lo mejor, pero un día al año, se le festeja de forma especial. Versos, tarjetas, flores, obsequios, mañanitas, festejos en las escuelas y muchos detalles son preparados para que este día, sea en verdad muy especial.

 

A pesar de que mamá es un ser muy, pero muy importante en nuestras vidas, a veces se nos olvida que tiene derechos. ¡Si! mamá tiene derecho a descansar, a pasear, a divertirse, a comprarse algo que necesite, a verse bonita, a comer bien y en fin a vivir tranquila y feliz.

 

Festejemos a todas las madres en su día a las jóvenes, las viejitas, las que ya se fueron y las que están lejos y el mejor regalo que les podemos dar es el reconocimiento a su esfuerzo, dedicación y entrega, el respetar sus derechos, perdonar sus errores y debilidades porque los cometen por amor y porque ellas son seres humanos y debemos cuidarlas mucho y no abandonarlas, porque ellas también nos necesitan.

 

Pero lo más importante que es que todos los días del año, debemos ayudarla y demostrarle nuestro amor como lo hace ella con nosotros, por ejemplo podemos decirle que la queremos mucho, podemos arreglar nuestras cosas y no dejarlas tiradas, agradecerle la comida que nos hace, estudiar mucho y darle todos los días la mejor de nuestras sonrisas.

 

No olvidemos que el regalo más grande que les podemos obsequiar no es algo material. Para ellas, nuestro amor y respeto todos los días, así como nuestro agradecimiento por todo aquello que han hecho por nosotros, es sin duda, el mejor de los regalos.

 

Un día para celebrarlo es poco, comparado con la grandeza que supone tan gran maternidad. Como José Fernández del Cacho escribió: “Una madre tiene algo de Dios y mucho de ángel”. Pues demos gracias a todas las madres, nuestros ángeles, por ser las que realmente velan por nosotros.

 

Así que, a todas nuestras madres que defienden y luchan como Julia Ward Howe y Anna Jarvis por la unión y la armonía familiar, les deseamos un muy Feliz Día de la Madre, en compañía de sus seres queridos y nuestro más sincero agradecimiento por su aporte a la familia y nuestra comunidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *