Articulos Recientes

Conoce las Supersticiones más famosas

Conoce las Supersticiones más famosas

El diccionario define a la superstición como “creencia por la que el individuo cree que pueden alter[...]
Poderosas AFIRMACIONES PARA EL ÉXITO Y LA FELICIDAD

Poderosas AFIRMACIONES PARA EL ÉXITO Y LA FELICIDAD

Los decretos son estados pequeños que funcionan como oraciones. Sin embargo, no se dirigen a cualqui[...]
Conoce Los Secretos de la Mente Millonaria

Conoce Los Secretos de la Mente Millonaria

Sencillamente un libro espectacular, mi opinión sobre el libro es que es de esos libros que después [...]
Los BENEFICIOS y VENTAJAS del REIKI

Los BENEFICIOS y VENTAJAS del REIKI

El Reiki se encuentra al alcance de todos, aun de niños, ancianos y enfermos, todos podemos ser [...]
La Poderosa Rosa de Jericó para limpiar su casa de Energias Negativas

La Poderosa Rosa de Jericó para limpiar su casa de Energias Negativas

La Rosa de Jericó, que inspiró una leyenda, es un preciado amuleto que se utiliza para bendecir [...]

¿Somos seres espirituales viviendo una experiencia Humana?

¿Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana?

No somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual, somos seres espirituales viviendo una experiencia humana. Wayne Dyer

A las personas se nos educa para ser ordinarios y comunes. Ser buenos ciudadanos, respetables, obtener un buen trabajo, que los demás tengan un buen concepto sobre nosotros, pagar los impuestos, para luego… morir.

Pero no tenemos que creer eso sea verdad, no tenemos que creer que en realidad somos mediocres. Podemos elegir creer que hemos venido a este mundo para ser extra ordinarios. Todos somos extraordinarios.

El conflicto está en que no lo sabemos o no estamos seguros. Tenemos miedos, inseguridades que provienen del hecho de que estamos en un cuerpo humano. Hemos encarnado en un cuerpo, un cuerpo que tiene limitaciones.
Caminar por otro camino

Sin embargo, también tenemos un alma, un espíritu. Y esa parte invisible también somos nosotros. El alma es espacio, inmensidad, libertad para alcanzar el infinito. Es un fragmento del alma universal. El alma quiere ser libre, salir de la jaula, quitarse las cadenas y expandirse.

Todos somos extraordinarios

Pero en nuestro día a día nos ponemos las limitaciones que aprendimos desde niños. No podemos hacer tal o cual cosa, no sería bien visto. Qué pensarán los vecinos o familiares si tomo una decisión inesperada, que me aleja del camino marcado por mis antepasados y por la sociedad. Pensarán que enloquecí si salgo de las pautas acordadas, de la mediocridad, de lo ordinario.
Si quieres lograr algo primero debes esperarlo de ti mismo

Sería interesante plantearnos qué creemos que somos capaces de lograr. Y no se trata de creerse capaz de lograr más dinero o más fama, que lo puedes intentar también.

Sino que hablo de que podemos esperar aún más de nosotros mismos. ¿Qué tal si nos proponemos realizar milagros? ¿O manifestar las relaciones que deseamos? ¿Qué pasa si nos creemos capaces de ser prósperos y felices?

¿Qué crees que es posible para ti?

Eso que crees que es posible es lo que lograrás. No te limites porque la parte verdadera de ti es aquella que no se ve, la parte real es aquella que no cambia.

Si es real lo que nunca cambia, ¿qué parte de ti no cambia?

El cuerpo cambia todo el tiempo. Desde la infancia hasta la vejez pasamos por muchos cuerpos. Comenzamos siendo un pequeño bebé, que luego se transforma en un niño, un poco más adelante el cuerpo pasa a ser el de un adolescente. Cuando llegamos a la juventud y miramos hacia atrás vemos que ese cuerpo de niño ya no es quienes somos. Y el tiempo sigue pasando y el cuerpo joven se va transformando con las arrugas y las canas.

Creemos que es real, creemos que somos nuestro reflejo en el espejo. Pero el cuerpo no es lo que somos, porque lo real es lo que no cambia.

En este universo físico, nada es real. Todo tiene principio y fin, todo está en constante cambio en el mundo físico.
Lo que es real es el alma, que es infinita, no nace, no muere, no cambia.
El ego

El ego nos hace creer que nuestro cuerpo somos nosotros, que lo que tenemos, lo que hacemos, somos nosotros. Nos hace creer que estamos separados de los demás y de Dios. Creemos que la vida es acumular y agradar a los demás, demostrar lo maravillosos que somos y competir por el mejor salario, la mejor casa, las mejores vacaciones, la familia más perfecta

Somos seres espirituales viviendo una experiencia humana

Sin embargo, esas falsas promesas de felicidad del ego no son la verdad. Son mutables, y como tales, no son verdad.

El alma no tiene principio ni fin. Tiene presente, tiene el ahora, siempre. Somos ese espíritu. Esa es nuestra verdad.

Estamos experimentando ser humanos por un momento, por un instante de la eternidad. Hemos querido tener la experiencia de tener un cuerpo con límites y hemos experimentado la angustia que nos imponen los límites.

Nuestra verdad es el alma y la eternidad.
Puedes ser lo que sea, puedes lograr lo que quieras pero primero debes creerlo en ti.

Ya que sabes que eres más que tu cuerpo, reflexiona. ¿Cuál es tu destino? Sabes que eres eterno. ¿Qué hacer mientras estamos en este cuerpo?

Ser extraordinario. Se extraordinario porque ya lo eres. Deja de pensar que no tienes derecho a la prosperidad, a la salud, a la felicidad.

El ego, el falso ser, siempre intenta ganar, tener cosas, tener razón. Te confunde. Confunde cuáles son los objetivos de la vida. No es ser ordinarios.

Eres tu alma, tu espíritu, tu yo superior, ese que es eterno.
Acéptalo y vívelo. Eres un ser espiritual viviendo una experiencia humana.

REDACTORA: Carolina, redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca

REFERENCIAS: Wayne Dyer, Wishes fulfilled, Hay House (2014)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *